sábado, 18 de octubre de 2014

CONSECUENCIAS DEL MAL USO DE LAS TIC´s


Impacto de las tecnologías de la información y la comunicación
Desde su aparición, ha preocupado el impacto que puede provocar su uso en los menores, acrecentado en la actualidad por el uso generalizado de las nuevas tecnologías.
El impacto que el uso de las tecnologías de la comunicación y la información (TIC) podría ocasionar a niños y adolescentes ha preocupado desde que se comenzó a popularizar su uso. Años más tarde, con la aparición y el uso cada vez más extendido de la televisión, creció la preocupación que el consumo abusivo de este medio podría tener entre la población más joven, se valoraron también sus ventajas como  elemento favorecedor de la educación y de  relación con el mundo exterior.
Posteriormente, los videojuegos ocasionaron  inquietudes en relación con las consecuencias que su utilización tendría entre los menores.
Desde el siglo XX, nuevas preocupaciones han surgido por el uso  que niños y adolescentes hacen de las nuevas TIC.
Los niños y adolescentes entienden la búsqueda de información, la comunicación y el ocio y entretenimiento de manera diferente a las generaciones anteriores.
Parece irreversible el proceso que ha llevado a las jóvenes generaciones a protagonizar en primera persona la revolución que ha significado el desarrollo de las TIC. Los adultos han intentado adaptarse, con mayor o menor éxito, pero sin llegar a comprender,  que niños y adolescentes puedan estar atentos  a las diversas pantallas a las que tienen acceso y que su forma de pensar ha cambiado en relación con los jóvenes de anteriores generaciones, convirtiéndose en la llamada generación interactiva.
 
 
Uso de las pantallas
El uso de las pantallas desde edades tempranas, prefiriendo en la adolescencia las nuevas tecnologías en detrimento del televisor.
El uso adecuado de los videojuegos, no está protegido por leyes  que regulen su calificación por edad de acuerdo a su contenido. Dicha protección está regulada voluntariamente en todo el mundo por las propias empresas productoras de estos soportes.
 
 
Teléfono móvil.
 
El uso del teléfono móvil se ha expandido en la última década en la población general  desde edades muy tempranas. Lo posee la tercera parte de los niños entre los seis y nueve años, siendo su utilización generalizada a partir de los 16 años, con mayor penetración en el sexo femenino. Los más pequeños lo usan para comunicaciones telefónicas,  con menor frecuencia, para el enviar mensajes. Los mayores, para comunicarse  a través de mensajes, como  forma de ocio y entretenimiento y la obtención de fotos y videos. Son sus interlocutores, entre los más pequeños, sus padres u otros familiares, y en la adolescencia, los amigos y la madre. Sólo la mitad de los menores lo apagan en clase y una tercera parte de ellos duermen con el teléfono encendido. La mitad de los menores envía casi a diario un  SMS durante los días lectivos,  aumenta considerablemente los fines de semana.
 
Ordenador e Internet.
 
El ordenador y la conexión a Internet ofrecen  beneficios a niños y adolescentes. Son una ayuda en las tareas escolares, ofreciendo información, además son utilizados como entretenimiento  y ayuda para las relaciones interpersonales, por lo que favorece la socialización. A través de la red, pueden expresar sus ideas con respeto y mejorar su rendimiento académico contactando con compañeros.
 
Entre los riesgos  por su uso, destacan recibir información  falsa y el acceso a contenidos que pueden ser  perjudiciales. Entre estos, aquellos que incitan a la violencia o al odio, que promueven conductas alimentarias no saludables o relacionadas con la drogadicción o  contenido pornográfico. Otras cuestiones preocupantes son el uso inadecuado de las redes sociales y lo referido a intimidad del menor,  cesión de datos personales y el contacto  con desconocidos. Como actividad sedentaria, está asociada con el sobrepeso y la obesidad, y el estar mucho tiempo ante el ordenador puede llevar a la pérdida de la noción del tiempo y, si es diariamente, conducir al aislamiento familiar o social.
 
La utilización del ordenador y el acceso a Internet en la infancia y adolescencia se ha generalizado. Los hogares con hijos menores de edad disponen de esta pantalla en cifras muy superiores a la media española de ordenadores en las viviendas; además, ellos hacen un mayor uso de este dispositivo que sus padres.
El acceso a la red se efectúa desde un ordenador, siendo bajo el porcentaje de menores que actualmente lo hacen mediante el  móvil u otro dispositivo portátil. La conexión a Internet en la infancia y adolescencia se hace por tres motivos: búsqueda de información, comunicación y ocio.
El uso de las redes sociales por parte de los adolescentes se ha generalizado, pero no se ha desarrollado para colaborar en las tareas escolares o como herramienta educativa.
 
Las generaciones anteriores de niños y adolescentes han estado relacionadas durante muchos años con una sola pantalla, el televisor, a la que se añadió la videoconsola y, en las últimas generaciones, las nuevas TIC, como el ordenador con acceso a Internet y la telefonía móvil. También  han surgido en los últimos años las redes sociales, después de una etapa inicial en que la mensajería  y los chats iniciaron la comunicación directa. Este hecho es consecuencia del protagonismo que quieren asumir los menores en la red y no ser meros receptores de información, configurando lo que se ha llamado la Web 2.0. El mayor uso de las redes sociales está relacionado con una mayor disposición tecnológica existente en el hogar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada